El Golf y la medicina hiperbárica | Centro Médico Hiperbárico Estepona
4075
post-template-default,single,single-post,postid-4075,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-4.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El Golf y la medicina hiperbárica

La medicina deportiva tiene como objetivos fundamentales los siguientes:

  • Prevención, tratamiento y rehabilitación de aquellas lesiones o afecciones surgidas producto del ejercicio sobre el organismo humano.
  • Tratamiento de la rehabilitación de las lesiones traumáticas que sufren los atletas.
  • Preparación física del deportista para obtener el máximo rendimiento.

En la preparación física del golf se debe incidir en la compensación de los desequilibrios y proteger la columna para evitar lesiones. En la práctica del golf intervienen los siguientes elementos:

  1. Muñecas y antebrazos, que sufren grandes tensiones en los golpeos y frenadas por el peso del palo.
  2. Es la articulación más involucrada, sobre todo en la frenada del swing.
  3. Musculatura torácica, que debe estabilizar la columna vertebral al golpear y frenear el giro por rotación.
  4. Apoyo de pies adecuado, que proporciones estabilidad y equilibrio, ya que su falta de control generará un golpeo deficiente.

El oxígeno hiperbárico estaría indicado en el síndrome de sobreentrenamiento, en el tratamiento y rehabilitación de las lesiones traumáticas, en el postoperatorio de lesiones articulares y musculares y también en la preparación física del deportista.

El sobreentrenamiento (over training) se manifiesta por astenia, cansancio fácil, pérdida de peso, insomnio, mareos durante el ejercicio, recuperación tardía después de éste y alteraciones de la frecuencia del pulso y la tensión arterial. Todos estos síntomas ocurren en las fases tardías del entrenamiento. La oxigenoterapia resuelve esos trastornos que tienen una naturaleza isquémica, sin necesidad de interrumpir la carga de trabajo físico del entrenamiento.

En cuanto al tratamiento de las lesiones traumáticas, el uso de la OHB debe iniciarse de modo precoz , consiguiendo de esta manera reducir el edema y el dolor de la etapa aguda, acelera la recuperación y el regreso al entrenamiento activo y  mejora la consolidación de las fracturas y lesiones de tejidos blandos.