Oxigeno hiperbarico como medicina preventiva | HMCE
4072
post-template-default,single,single-post,postid-4072,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-4.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Oxigeno hiperbárico como medicina preventiva

Oxigeno hiperbárico como medicina preventiva

El oxígeno es el alimento de nuestras células. El oxígeno asegura la actividad cerebral, el funcionamiento del sistema nervioso, las glándulas, los músculos y los órganos.

El oxígeno hiperbárico genera un inmediato bienestar general

Ampliamente demostrado en multitud de artículos y publicaciones médicas y de salud, la falta de oxígeno afecta fundamentalmente al cerebro, ya que las células cerebrales mueren sin oxígeno en el peor de los casos, pero una saturación de oxígeno baja causa problemas mentales, confusión y pérdida de memoria a largo plazo.

A nivel general, tener una saturación de oxígeno baja provoca falta de aliento, cansancio e incluso puede llegar a provocar problemas pulmonares.

Tener poco oxígeno en nuestra sangre es causa inmediata de falta de energía. La fatiga y el cansancio, el aletargamiento y la debilidad muscular son algunos de los efectos inmediatos.

Oxigenoterapia hiperbárica

Si esto ocurre por tener poco oxígeno, ¿puedes imaginar por un momento que le ocurrirá a tu cuerpo si le aportas una dosis extraordinaria de oxígeno? Pues bien, esto es lo que hace la oxigenoterapia hiperbárica.

El oxígeno hiperbárico genera un inmediato bienestar general, aumenta el riego sanguíneo a todos tus órganos con alimento-oxígeno nuevo y puro, estimula tu sistema inmunitario para hacerlo más fuerte y más capacitado para luchar contra enfermedades, estimula la producción de colágeno y otros muchos efectos beneficiosos para el organismo a nivel general.

Infórmate sin compromiso. La consulta médica es gratuita.

También te puede interesar: Función respiratoria anormal en las células inmunes del autismo