Preguntas frecuentes sobre las camaras hiperbaricas | HMCE
681
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-681,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-4.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Preguntas frecuentes

 

¿Qué es una cámara hiperbárica?

Es un habitáculo herméticamente cerrado construido en metacrilato totalmente transparente, donde entra el paciente para someterse a una sesión de Oxigenoterapia Hiperbárica, o lo que es lo mismo, para respirar oxígeno puro al 100 % a mayor presión que la presión atmosférica

¿Qué es la Oxigenoterapia Hiperbárica?

Es un tipo de terapia médica  no invasiva que consiste en respirar oxígeno puro a presiones superiores a la atmosférica. Para esto el paciente debe entrar en la cámara hiperbárica al ser el único mecanismo para crear las condiciones indicadas.

¿Es una terapia nueva?

No. El uso de la cámara hiperbárica tiene más de 300 años. No obstante, el uso de la Oxigenoterapia Hiperbárica para el tratamiento y curación de enfermedades se ha desarrollado en los últimos 100 años y cada día existen nuevos avances en investigaciones científicas. 

¿Cuál es el mecanismo de acción de la terapia de oxigenación hiperbárica?

El oxígeno a alta presión se diluye en el plasma sanguíneo, que es uno de los componentes de la sangre, llegando a zonas del organismo que de otra manera sería imposible que lo hiciera en esa concentración. De esta forma, la gran cantidad de oxígeno que se transporta por la sangre se constituye en un auténtico medicamento con efectos terapéuticos propios.

¿Para qué enfermedades se prescribe este tratamiento?

Accidentes de buceo, embolias gaseosas, pie diabético, lesiones secundarias a tratamiento con radioterapia, intoxicaciones por monóxido de carbono, osteomielitis, reducción de tiempo en consolidación de fracturas, gangrena gaseosa, grandes traumatizados, lesiones del sistema nervioso por falta de oxígeno secundarias a paradas cardiacas, niños con autismo, sorderas súbitas, mejoría de forma física de deportistas, efecto anti-aging.

¿Qué se siente durante el tratamiento dentro de la cámara?

Durante el periodo de compresión, puede notarse una discreta presión en el oído (oído taponado), que se supera realizando  maniobras simples de compensación, como puede ser un simple bostezo, tragar saliva, o maniobra de Valsalva (intentar echar aire con la nariz y la boca tapada). Cualquier tipo de molestia deber ser comunicada al especialista. Durante la compresión, y por un fenómeno físico, se produce un aumento de la temperatura, y por el contrario, al descomprimir, la temperatura baja.  Una vez  llegado a la presión de trabajo, el paciente no nota nada especial, pudiendo estar relajado viendo la televisión o incluso durmiendo.

¿Puede causar algún daño?

Es un procedimiento médico muy seguro, aunque no está exento de contraindicaciones médicas, de ahí la necesidad del control médico previo realizado por especialistas en medicina hiperbárica para minimizar estos riesgos.

¿Cómo se debe preparar un paciente para hacer un tratamiento?

El paciente tiene que pasar primero una evaluación médica, con el especialista en medicina hiperbárica, para determinar si es apto o no para entrar en la cámara hiperbárica,  debe venir duchado y sin llevar aplicado ningún tipo de cosmético ni lacas, de todas maneras en el centro hiperbárico tenemos duchas, después  tiene que colocarse el pijama 100% algodón que se le ofrece en HMCE. Es mejor  no fumar al menos 2 horas antes y después de cada sesión, en lo posible suprimir el hábito durante el curso del tratamiento.

¿Cuánto duran las sesiones y los tratamientos?

Cada enfermedad tiene su protocolo terapéutico, pero como media, las sesiones suelen ser de una hora y 15 minutos. El número de sesiones y la presión de trabajo son criterios médicos que se adecúan en cada caso por el especialista médico.

¿Quiénes no pueden utilizar la cámara hiperbárica?

Existen determinadas patologías o tratamientos médicos que pueden contraindicar a priori esta terapia, como por ejemplo un neumotórax, pero deberá ser el médico hiperbárico quien deba evaluar en cada caso la pertinencia o no del tratamiento.