El autismo | Centro Hiperbárico de Estepona HMCE
4666
page-template-default,page,page-id-4666,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-4.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El autismo

 

El autismo, también definido como el trastorno del espectro autista, es un término referido a una serie de condiciones caracterizadas por las dificultades con las habilidades sociales, el habla, la comunicación no verbal, conductas repetitivas. Del mismo modo se refiere a diferencias o fortalezas únicas.

 

A día de hoy se sabe que existen muchos tipos de autismo, originados por diversas combinaciones de factores genéticos o ambientales. El término espectro tiene su fundamento en la amplia variedad de formas en las que se manifiesta, en función de los síntomas de cada persona.

 

Normalmente, las primeras señales se observan entre los dos y los tres años, y en algunos casos puede ser diagnosticado a los dieciocho meses. Se cree que ciertos retrasos asociados con el autismo se pueden detectar y abordar incluso antes.

 

De este modo, se aconseja intervenir  lo antes posible para que los tratamientos favorezcan la mejora de resultados.

 

Tratamientos

 

Posiblemente esté familiarizado con los tratamientos de oxígeno hiperbárico para distintos diagnósticos, en el cual el paciente respira aire con concentración de oxígeno superior a los niveles normales a través de una cámara hiperbárica. El aumento de presión y la elevada concentración de oxígeno permiten que el organismo reciba mayor suministro de oxígeno, lo  que puede favorecer zonas o tejidos para los cuales el aporte extra de oxígeno puede proporcionar efectos positivos.

 

Desde hace más de una década, el tratamiento con oxígeno hiperbárico se ha utilizado en pacientes que han sido diagnosticados con autismo y los problemas médicos concomitantes.

 

Se ha demostrado que muchos de los pacientes que se ven afectados por el trastorno del espectro autista sufren altos niveles de inflamación, flujo sanguíneo comprometido y bajos niveles de oxígeno en determinadas partes del cuerpo.

 

Según datos clínicos, al tratamiento con oxígeno hiperbárico ayuda a reducir la inflamación al reintroducir el oxígeno y mejorando el flujo sanguíneo en las zonas afectadas, incluyendo el cerebro. Se ha probado que la aplicación de oxígeno hiperbárico contribuye a mejorar el funcionamiento general, el habla, el lenguaje receptivo y cognitivo y el contacto visual. Además, ayuda a reducir la irritabilidad y la hiperactividad.

 

Para cada paciente, cada medicamente y cada terapia tienen una tasa de respuesta única, por lo que el estudio de cada caso es fundamental. Es necesario señalar que el tratamiento con oxígeno hiperbárico no es la cura para el autismo pero, acompañado de otros tratamientos y terapias de intervención, puede contribuir a mejorar determinados síntomas vinculados al trastorno del espectro autista.

tratamiento para el autismo