Tratamientos medicina hiperbárica | Centro Médico Hiperbárico Estepona
443
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-443,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-4.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

 TRATAMIENTOS MÉDICOS Y DE SALUD

 

Especialmente recomendado para la reducción de la inflamación, cicatrización de heridas en general y de difícil curación, como úlceras o el pie diabético, llegando incluso a evitar casos de amputación. Además se ha comprobado sus efectos en la recuperación de procesos postoperatorios y como apoyo en la cirugía plástica y reconstructiva. La recuperación de las lesiones deportivas, las fracturas óseas, el daño neurológico, autismo, el alivio de los efectos de la radioterapia o las quemaduras y la reducción de estrés y la fatiga crónica, son también algunas de las indicaciones recomendadas.

La efectividad probada de la medicina hiperbárica no solo se utiliza como prevención y beneficio para mejorar nuestra calidad de vida, es un tratamiento que se convierte en esencial como apoyo y refuerzo en innumerable cantidad de tratamientos, llegando a ser imprescindible dependiendo de la patología.

Oxigenoterapia | Centro Médico Hiperbárico Estepona
Enfermedad por descompresión y Síndrome de hiperpresión intratorácica (SHI)

En los accidentes disbáricos de los buceadores se produce un fenómeno de infiltración aérea en algunos tejidos ricos en grasa o puede producirse una sobrepresión pulmonar.

La OHB acelera la reabsorción del nitrógeno intersticial, disminuye el volumen de las microburbujas y combate la hipoxia tisular.

Intoxicación aguda por monóxido de carbono

Cuando se produce una intoxicación por monóxido de carbono se compromete el transporte de oxígeno en la sangre, tiene acción celular letal directa y provoca desmielinización del Sistema Nervioso Central. Superada la fase inicial, y después de un período de normalidad absoluta aparente de varias semanas, puede presentarse un cuadro neurológico degenerativo que se caracteriza por parkinsonismo, extrapiramidalismo, y lesiones desmielinizantes consideradas irreversibles, que pueden sumir al intoxicado en situación vegetativa.

La OHB acelera la eliminación del monóxido de Carbono provocando una rápida recupe

Embolismo gaseoso

Ciertos traumatismos y algunas técnicas medicoquirúrgicas instrumentales (hemodiálisis, circulación extracorpórea, ventilación mecánica) pueden permitir la entrada en el torrente circulatorio de una cierta cantidad de aire. El aumento de la presión ambiental, por un lado, produce de inmediato una disminución del volumen del aire embolígeno inversamente proporcional a la presión de la cámara hiperbárica. El aumento de la presión parcial del oxígeno y la ausencia de nitrógeno en el medio respiratorio aceleran la reabsorción del aire a favor de gradiente tensional. La OHB es, pues, un agente etiológico; cualquier otro tratamiento físico o farmacológico que se aplique no pasará de ser sintomático.

Mionecrosis clostridial-gangrena gaseosa

Se trata de una infección de partes blandas con necrosis muscular, infiltración intramuscular gaseosa, olor pútrido, etc. El cuadro se caracteriza por necrosis te los tejidos de la zona afectada, hemólisis (pérdida de glóbulos rojos) masiva y a menudo desenlace fatal fulminante.

La OHB eleva el potencial oxidación-reducción de la herida y bloquea de inmediato la producción de toxinas; tiene acción bactericida, aumenta el transporte de oxígeno, mejora la oxigenación de los tejidos, permite diferenciar con claridad el alcance real de la infección y define con mayor precisión la viabilidad o no de territorios aparentemente comprometidos. La OHB debe aplicarse, junto a un tratamiento antibiótico adecuado y un desbridamiento quirúrgico correcto, en todos los casos de GG de diagnóstico comprobado, como mejor forma de disminuir la mortalidad de esta grave enfermedad y permitir una mejor calidad de vida para el paciente.

Infecciones necrosantes de partes blandas no clostridiales

En algunas infecciones se produce un fallo de las defensas locales. La hipoxia o falta de oxígeno en los tejidos facilita el anidamiento del germen, que a su vez acentúa el proceso necrótico.

La OHB tiene un efecto complementario de la antibioticoterapia y la cirugía al proporcionar un efecto bacteriostático sobre algunos gérmenes.

Traumatismos agudos de partes blandas, síndrome de aplastamiento y síndromes compartimentales

En los grandes traumatismos de partes blandas se producen lesiones que afectan a diversos tejidos de un compartimiento o de una extremidad. En todos los casos existe hipoxia local secundaria a déficit del flujo sanguíneo por lesión o compresión de los vasos y disminución de la capacidad de transporte.

La OHB aumenta la oxigenación plasmática, produce vasoconstricción, reduce el flujo de sangre, la diapédesis y el edema, delimita las zonas aún viables de las no recuperables, facilita el papel de la cirugía, limita su extensión, mejora la recuperación funcional de los tejidos afectados y aumenta la biodisponibilidad de los antibióticos.

Osteomielitis crónicas refractarias

Algunas osteomielitis crónicas adoptan una forma evolutiva refractaria y son rebeldes a todas las formas de tratamiento, con lo que la enfermedad se prolonga durante tiempo indefinido. Esta tórpida evolución se debe a la adopción de mecanismos de resistencia por parte del germen y a la ineficacia de los mecanismos naturales de defensa frente a un territorio inaccesible, hipóxico y con nula biodisponibilidad de los antibióticos.

La OHB ha demostrado su eficacia en el tratamiento de alguna de estas enfermedades al proporcionar un aumento de las defensas locales y proporcionando efecto bacteriostático sobre algunos gérmenes.

Retardos de cicatrización

Algunos enfermos portadores de vasculopatías periféricas (arteriosclerosis, arteriopatía diabética, síndrome postrombótico, tromboangeítis obliterante, vasculitis por esclerodermia, isquemias postraumáticas) presentan trastornos tróficos de larga evolución, que persisten a pesar de haber agotado todos los recursos terapéuticos conservadores e invasivos.

La cicatrización es un proceso oxidependiente. Son situaciones especiales el llamado pie diabético, los injertos y colgajos así como los reimplantes. La OHB aumenta la presión tisular de oxígeno estimulando con ello la neovascularización, la proliferación de fibroblastos y una producción de colágeno más estable. Es decir, la OHB restaura los procesos de angiogénesis, autoreparación y autodefensa abolidos por la falta de oxígeno mantenida, lográndose en muchos casos la cicatrización del proceso.

Lesiones radioinducidas de hueso, partes blandas y mucosas

La irradiación de territorios neoplásicos o tumorales afecta con facilidad a los tejidos sanos circundantes, causando zonas necróticas. La evolución natural del proceso es su deterioro progresivo hacia la necrosis sin remisiones espontáneas. La OHB ha demostrado su valía como tratamiento coadyuvante de la osteorradionecrosis mandibular y también como profilaxis de complicaciones pre y posmanipulación del hueso o tejido blando irradiado.

Mención especial merece el tratamiento con OHB de la cistitis radioinducida.

Retinopatías oclusivas agudas (ROA)

Las enfermedades hipóxicas retinianas tienen un mal pronóstico debido a la escasez de tratamientos eficaces y a la extrema sensibilidad de la retina a la hipoxia o falta de oxígeno.

Existe fundamento teórico para aceptar que la circulación coroidea puede adoptar una función sustitutiva en estos casos al ser estimulada por la OHB. De esta forma es posible mantener viable la retina mientras su arteria central, o las ramas ocluidas, se repermeabilizan.

Sordera súbita (SS)

Se trata de una afección idiopática del oído interno que surge bruscamente, o en el curso de unas horas, y que se caracteriza por una sordera de percepción generalmente unilateral y sin causa aparente; en más de la mitad de los casos el déficit de audición es permanente. Esto se produce por una falta de oxígeno de las células ciliadas de la cóclea, que son muy sensibles a las variaciones del aporte de oxígeno necesario para sus funciones fisiológicas.

Con este fundamento, la OHB produce un efecto beneficioso al incrementar la difusión del oxígeno plasmático.

Encefalopatía hipoxico-isquémica

Algunas enfermedades isquémicas y/o metabólicas encefálicas desembocan en un comprometido estado de deficiencia neurológica con incapacidad funcional total, coma superficial o profundo y situación vegetativa.

Algunos estudios demuestran que la OHB puede ser útil para aliviar los déficit de estos enfermos y acelerar su rehabilitación, en especial en las enfermedades desmielinizantes.

Esclerosis múltiple

Es una tórpida enfermedad desmielinizante de pronóstico variable según el grado y que puede llegar a ser muy invalidante. Desde la década de los 70 existen trabajos clínicos que refieren resultados satisfactorios con la aplicación de OHB.

Enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria transmural crónica, de etiología no bien conocida.

La OHB activa la respuesta celular a la infección y estimula la neovascularización y neocolagenización. La OHB podría tener además un efecto sinérgico con algunos antimicrobianos, mejorando su biodisponibilidad y potenciando su efecto.

¿Puede ayudarme la Medicina Hiperbárica?

Consulta en el momento tu caso y te diremos en qué y cómo podemos ayudarte